Tratamientos Faciales

Toxina Botulínica: Microdenervación supraselectiva

Chica pinchándole bótox en la frente

Toxina botulínica o más conocida como Botox por ser la primera que se comercializó.

Actualmente se disponen en el mercado de 3 toxinas botulínicas tipo A que son las que se utilizan en medicina para relajar la musculatura.

Las dosis que se utilizan en medicina estética son bajas (con lo cual no hay miedo a la toxicidad) si las comparamos con las que se utilizan en neurología para tratar las parálisis espásticas en músculos totalmente contraídos en niños o en tortícolis congénitas.

Otros usos hospitalarios autorizados para el uso de toxina botulínica son la espasticidad de mano y muñeca tras un accidente vascular cerebral (embolia) o la espasticidad del pie en niños afectos de hipersudoración axilar o de pies (plantas) y manos (palmas): alteración muy molesta y que con unos pinchazos puede solucionarse sin cirugía, que algunas veces no da resultado.

Las tres toxinas botulínicas tienen en principio la misma actividad y cada médico decidirá trabajar con aquella con la que se sienta más cómodo ya que cada una tiene diluciones y preparaciones diferentes.

La toxina botulínica tiene un gran margen de seguridad: las dosis que se utilizan para tratar las arrugas de expresión se podrían aumentar 60 veces sin producir toxicidad, siendo la técnica estética no quirúrgica más realizada en el mundo.

Más información

Volver a Tratamientos Faciales

Síguenos en

  • Logo Facebook Tarracomdic
  • Logo Twitter Tarracomdic
  • Logo Google+ Tarracomedic

Enlaces de interés